Los varones del conurbano

$ 69.00

La frase “Barones del Conurbano”, fue acuñada a mediados de la década del 90, para referirse a los intendentes de los municipios Bonaerenses. El conurbano típico, se encuentra conformado por veinticuatro partidos que rodean a manera de cordón, a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, siendo a simple vista distinguibles las diferencias que se erigen luego de cruzar la Avenida General Paz, límite fronterizo de ambos territorios.

SKU: 978-987-45162-0-6 Categorías: ,

Descripción

Los varones del conurbano

de Lucas H. Courtade

ISBN 978-987-45162-0-6

Ensayo político

 

La frase “Barones del Conurbano”, fue acuñada a mediados de la década del 90, para referirse a los intendentes de los municipios Bonaerenses. El conurbano típico, se encuentra conformado por veinticuatro partidos que rodean a manera de cordón, a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, siendo a simple vista distinguibles las diferencias que se erigen luego de cruzar la Avenida General Paz, límite fronterizo de ambos territorios.
La denominación despectiva, sigue siendo la forma que tienen muchos comunicadores sociales de referirse ofensivamente a los representantes de los municipios más poblados del país, sin siquiera detenerse en un análisis serio de la problemática socioeconómica de esta compleja región, como bien describe el escritor Jesuita, Rodrigo Zarazaga.
El psicoanalista Eduardo Müller en su obra ¿Que quiere un Hombre? Falacias y falencias de la teoría fálica, describe gráficamente: Un varón es un apoyo flexible que funciona de sostén, una viga que sostiene la estructura. La resistencia y flexibilidad le dan su función de soporte y sostén. Ser sostén describe un aspecto económico, que los Varones cumplen respecto de su familia.
Resulta al menos injusto observar a los jefes comunales como señores feudales de sus territorios. En los siguientes capítulos vamos a analizar las condiciones de vida de sus vecinos y como los mismos se apoyan a manera de viga sobre los hombros de los líderes vecinales, con la aspiración real o ilusoria de alcanzar parados en ellos, una estatura tal, que les permita mejores condiciones básicas de vida.
Dejando de lado la cuestión distintiva de género, tan en boga en estos tiempos. Si echamos un vistazo en los alrededores de la Capital Federal, más allá de la conocida autovía veremos en sus puestos de comando y con las camisas arremangadas a los VARONES DEL CONURBANO.